tienda de puericultura en Villena (Alicante)

¡Tengo un antojo!

Los antojos son una de las peculiaridades más curiosas del embarazo, pero ¿por qué las futuras mamás tienen esos caprichos por determinados alimentos?, ¿necesidad o extravagancia?

 

manias-de-embarazada_1_1462777

 

Los antojos son un apetito especial con 3 características: no se satisfacen con un sustituto, son urgentes y producen una satisfacción especial. Además, abarcan toda clase de comida (de hecho, muchas embarazadas se encaprichan con un sabor que, antes de quedarse embarazada, les resultaba indiferente o desagradable) y se presentan a cualquier hora del día o de la noche y en cualquier momento de la gestación.

 

¿Qué los provoca?

¿El déficit de algún nutriente?

Antes se creía que los antojos respondían a la necesidad de ciertos nutrientes, pero esta idea ha sido descartada.

Eso sí, hay algunas curiosas relaciones entre los antojos y la fisiología del embarazo. Por ejemplo, puede apetecer algo dulce de madrugada porque a esas horas hay una bajada de glucosa en la sangre materna (ya que el feto se alimenta continuamente y la mamá ya hace varias horas que no come).

 

¿La actividad cerebral?

Los antojos podrían deberse a que las áreas del cerebro implicadas en el gusto están muy cerca de las que reciben los impulsos nerviosos originados en el útero durante el embarazo y el ciclo menstrual, ya que ambas están en el quinto lóbulo del cerebro.

Las terminales nerviosas del útero envían señales a sus receptores cerebrales, que al activarse activan también, por proximidad, los receptores de las sensaciones del gusto, y provocan así los antojos.

 

¿El cambio hormonal?

Un estudio canadiense demostró que la relación entre los cambios hormonales y los antojos no solo se produce en las mujeres, también en los hombres, que experimentan también una subida de hormonas.

 

¿Los cambios psíquicos?

Los antojos pueden representar la desviación de la sensación de ansiedad que provoca el embarazo. El hecho de que los alimentos que más se antojan sean los ‘prohibidos’, como el chocolate, también hace pensar en una causa psicológica.

 

¿Qué función cumplen?

Los antojos producen varias satisfacciones:

  • Calman un ansia, que la futura mamá puede aplacar porque sabe claramente qué quiere.
  • Llevan a la infancia: un objeto y solo uno atrae el deseo. Igual que de niña, cuando quería esa golosina o ese juguete y ningún otro le servía. Son como un saber de la propia niñez que prepara a la mamá para la niñez del hijo.
  • Los satisface la pareja. Cuando la mujer los recibe no sólo están impregnados de sus ganas de comérselos, también del amor del futuro papá.

 

Cuidado con pasarse

  • Si se abusa pueden causar alteraciones en el estado nutricional de la futura mamá.
  • Pueden afectar a la relación de pareja. Para muchas mujeres los antojos pueden ser una manera de llamar la atención y tener la situación bajo su mando.
  • No es verdad que los antojos no satisfechos se convierten en manchas en la piel del bebé. En los antojos no interviene el feto sino la mamá y el papá, que puede convertir a su mujer en la más feliz del mundo.

 

Fuente texto: goo.gl/akNyOz

Fuente imagen: goo.gl/g5XEqM

Cómo saber la fecha exacta del parto

La llegada del bebé es el momento que toda madre espera con gran ilusión. Para calcular con precisión cuando llegará al mundo tu pequeño, existen diferentes técnicas.

 

fotonoticia_20150703141642_660

 

Cuando una mujer acude al ginecólogo tras saber que está embarazada, lo primero que se hace es determinar la fecha probable del parto mediante diversos medios fiables.

 

¿Cuánto dura el embarazo?

El embarazo dura unos 280 días, contados a partir del primer día de la última menstruación, aunque se considera totalmente normal que el parto se produzca en un margen de tres semanas antes o dos después de la fecha prevista. Para precisar más, la gestación ya no se mide en meses, sino en semanas de amenorrea (ausencia de menstruación).

Solo el 50-60% de las mujeres dan a luz más o menos en la fecha probable y que esto suceda depende de varios factores.

 

La ecografía y el día de la ovulación

Además de confirmar el embarazo en una fase temprana, la ecografía permite saber la fecha de ovulación. El criterio más preciso es la llamada ecografía precoz (a las 7-8 semanas de gestación); gracias a ella se mide la longitud cabeza-nalgas del embrión y se señala la fecha en que se produjo la fecundación con cuatro días de margen. Esta prueba es aconsejable si la mujer no recuerda con exactitud cuándo tuvo su último período o si tiene ciclos menstruales irregulares.

De no existir estas dudas, será suficiente con realizar la primera ecografía a las 12 semanas, cuando ya ha finalizado la formación del embrión y este se puede visualizar de forma global. Midiendo la distancia que media entre la coronilla y la rabadilla se estima la edad gestacional y el momento del parto (la fecha obtenida puede tener una desviación de una semana).

 

La regla de Naegele

Este método consiste en sumar siete días al primer día de la última regla y restar luego tres meses. La mayoría de los ginecólogos utilizan también un disco formado por dos cartones: uno con los meses del año y otro con las semanas del embarazo. Señalando el primer día de la última regla, buscan el día y mes que corresponde a la semana 40.

 

Causas que condicionan el inicio del parto

Aunque no se conocen con exactitud los mecanismos que provocan el inicio del parto, existen algunos factores que pueden influir, como las hormonas, los aspectos emocionales o la genética.

 

¿Por qué se adelanta?

Un 10% de las mujeres da a luz antes de la semana 37. Esto puede ser debido a algún factor de riesgo como haber sufrido algún aborto u otro parto prematuro, tener un ritmo de vida muy estresado o un trabajo que la obligue a estar muchas horas de pie. También los fetos con retraso en el crecimiento suelen nacer prematuramente.

 

Fuente texto: goo.gl/iYs2yX

Fuente imagen: goo.gl/Fr4l2y

¿Qué nombre le pongo a mi hijo?

La elección del nombre de tu hijo es una de las cosas que más pensamos cuando estamos esperando un hijo. ¿Quieres saber qué aspectos hay que tener en cuenta?

 

468138613

 

Es una decisión que debe ser meditada por los padres, y pensar que será el nombre que le identifique para siempre. Por eso, muchos padres buscan nombres originales, que les definan y diferencien del resto. También suelen elegirse nombres que para ellos tiene un significado especial.

 

Consenso de los padres

No debe frivolizarse con la elección del nombre. Debe imperar el deseo de los padres sin olvidar que el niño convivirá con ese nombre el resto de su vida. En caso de no gustarle, podrá cambiarlo cuando cumpla 18 años.

 

¿Qué aconsejan los expertos?

Ningún estudio científico o psicológico ha podido demostrar que el nombre que se impone a un bebé afecte a su forma de ser. Sin embargo, durante miles de años muchos pueblos han elegido el nombre del recién nacido por su significado. Aún así los expertos recomiendan:

  • Que no se busquen nombres excesivamente sofisticados, raros o difíciles de escribir o pronunciar, ya que puede causarles problemas en un futuro.
  • Hay que tener en cuenta los apellidos y evitar cacofonías o redundancias.
  • Si el apellido es largo, es conveniente elegir un nombre corto, y viceversa.

Para evitar problemas al niño, la ley establece una serie de restricciones a la hora de inscribirlo en el Registro Civil del lugar donde haya nacido el pequeño o la localidad donde estén empadronados los padres.

 

¿Cuántos nombres puedo ponerle?

No podemos imponer al bebé más de un nombre compuesto, como Juan-Alejandro (tendríamos que decantarnos por una de las dos combinaciones). Tampoco está permitido inscribirle con más de dos nombres simples, como Marta Luisa del Carmen (sobraría uno).

 

¿Hay nombres prohibidos?

  • Sí, la ley establece prohibiciones a aquellos nombres que perjudiquen a la persona por extravagantes, ridículos o impropios, como Rocinante, o los que se refieran a conceptos negativos o irreverentes, como Lucifer.
  • No es posible registrar como nombre un apellido, ni imponer al recién nacido un nombre que no deje claro su sexo.
  • Tampoco es posible poner al bebé el nombre de un hermano, salvo que este haya fallecido.

 

¿Es posible inventarse el nombre?

Sí, siempre que no se infrinjan las prohibiciones que establece la ley. En caso de que el encargado del Registro pusiera pegas o se negase, se puede recurrir y será el juez del Registro Civil quien decidirá si puede admitirse o no.

 

¿Se pueden registrar diminutivos o nombres coloquiales?

Sí, gracias a la Ley de Identidad de Género que entró en vigor el 15 de marzo de 2007 y que anula la prohibición que figuraba en la Ley del Registro Civil de registrar a los niños con diminutivos o nombres familiares y coloquiales, como Chema, Nacho o Manolo. Hoy en día, nombres que por su uso generalizado hayan dejado de relacionarse con el nombre del que se derivan y tengan sustantividad propia (como Lola, que proviene de Dolores), ya pueden inscribirse desde el nacimiento como nombre propio.

 

¿Son admisibles los nombres extranjeros?

Sí se admiten, aunque posiblemente nos pidan documentación que acredite la existencia del nombre. Si tiene traducción al español se podrá inscribir en el idioma que los padres prefieran.

 

¿Puede cambiarse el orden de los apellidos?

Sí, aunque es imprescindible que los padres acudan juntos al Registro para inscribir al bebé. Una vez que el primogénito ostente primero el apellido materno, todos sus hermanos deberán llevarlo también. Si los padres no están de acuerdo, llevará el apellido paterno en primer lugar.

 

 Fuente texto e imagen: goo.gl/lkD4SS

 

Sxoparaellas.com