tienda de puericultura en Villena (Alicante)

Los temores más comunes de los futuros papás

 

Desde el momento en que sabes que vas a ser padre aparecen temores y sensaciones no conocidas hasta el momento. A continuación te contamos cuáles son los miedos más comunes a los que se enfrentan los futuros papás:

 

somos-padres-900x460

 

Temor a no ser un buen padre

Uno de los miedos más grandes a los que se enfrentan los hombres, es pensar si serán capaces de proteger a su nueva familia y de mantenerla económicamente dado que en la mayoría de las familias, cuando llega el primer bebé hay un cambio económico. Por si esto fuera poco, también se espera que proporciones apoyo emocional a tu esposa, ya que ella estará pasando por grandes cambios emocionales y tú debes estar listo para poder ayudarla.

 

Temor a sentirse mal durante el parto

A muchos padres les preocupa no ser capaces de estar a la altura de las circunstancias cuando su esposa esté de parto. Tienen miedo de desmayarse, de vomitar o de marearse cuando vean todos esos fluidos corporales: casi todos los hombres experimentan estos temores, pero estas situaciones casi nunca se dan.

Si realmente no puedes tolerar la sangre, sal fuera de la sala de partos. No ignores tus temores, trabájalos. Habla con otros padres que hayan estado allí.

 

Temor a la paternidad

Alrededor de la mitad de los nuevos y futuros papás admiten que se les cruza por la mente la sospecha de que ellos no son realmente los padres del bebé. Lógicamente, esto no tiene mucho sentido, pero emocionalmente indica que algo está pasando. La preocupación se debe a que inconscientemente creen que no pueden haber creado algo tan maravilloso.

 

Miedo a la mortalidad

Cuando eres parte del comienzo de la vida, no puedes dejar de pensar en el final de la misma. Los pensamientos acerca de tu propia mortalidad pueden abarcar muchos temas. Ya no eres la generación más joven, tu reemplazo ha llegado y si todo va como tiene que ir, tú te morirás antes de que tu hijo muera. También te puede asaltar el miedo a morir cuando tu hijo más te necesita. Para muchos hombres jóvenes que piensan que son inmortales, eso es un gran cambio.

 

Temor por la salud de tu esposa o de tu hijo

El parto es una experiencia a prueba de nervios. Puede ocurrirle algo a la persona que más amas en todo el mundo. Puedes perder a tu bebé, puedes perder a tu esposa y tener que criar al bebé solo. No hace mucho dar a luz era algo muy peligroso. Hoy en día, aunque el parto vaya bien y el bebé esté bien, la mayoría de los papás y las mamás cuentan en secreto todos los deditos de su bebé y se aseguran de que todo esté perfecto.

 

Temor por la relación

Los hombres a menudo tienen miedo de que su esposa quiera al bebé más que a nadie en el mundo, y eso lo excluya a él de tener una relación íntima. Es un miedo muy real a ser reemplazado. En muchas casas, es la madre quien da “permiso” al papá para que tome al bebé, sólo cuando lo considera adecuado, pero el padre debe dejar claro que también es su hijo y que hay dos personas, un papa y una mamá, criando al bebé.

Cada papá y cada mamá aportan diferentes cosas buenas a la familia. El bebé generalmente se apoya en la madre para tener seguridad, comodidad y calor. Pero el bebé busca en el papá su sentido de la libertad y de individualidad, así como su relación con el mundo. Por supuesto estas cualidades pueden venir tanto del padre como de la madre, pero cuando el bebé puede disfrutar de todas ellas, es fabuloso.

 

Miedo de los exámenes médicos

Los hombres no están acostumbrados a estar en una consulta de ginecología y obstetricia, es algo extraño y frío para ellos. Incluso como observadores, muchos hombres se sienten avergonzados e inhibidos cerca de las camillas de ginecología y los exámenes internos.

Tampoco las salas de examen de los hospitales y las salas de partos están hechas para ser cómodas para un padre. A menudo los hombres no saben mucho sobre el sistema reproductivo de una mujer y por ello cuando se encuentran con esto la primera vez se siente abrumados. Te ayudará mucho estar preparado y participar en las decisiones de tu pareja sobre el tipo de cuidado que desea para ella misma y para el bebé. Hacer un plan de nacimiento te ayudará a aclarar lo que puedes hacer durante el parto.

 

Fuente texto: goo.gl/ZCU1M6

Fuente imagen: goo.gl/YrT4Nx

 

¿El segundo embarazo será igual que el primero?

El embarazo es una época de grandes cambios en la vida de una mujer. Por un lado están los cambios físicos y hormonales, los cuales provocan que el cuerpo de la madre cambie y sufra diversos malestares relacionados con la gestación. Por otra parte, la madre está a la expectativa de una nueva experiencia, ya que en su vientre está creciendo un bebé que cambiará su vida para siempre.

 

segundo-embarazo1

 

Con respecto al segundo embarazo existen muchas dudas: si se desarrollará de la misma forma, si presentará los síntomas con la misma intensidad y cuáles serán las diferencias en cuanto al primer parto.

Dos embarazos nunca serán iguales, ya que cada uno tendrá unas características concretas. Existen algunos elementos que, generalmente, tienden a cambiar durante el segundo embarazo:

 

  • Probablemente los síntomas se notarán con mayor antelación que durante el primer embarazo. Si bien los síntomas pueden variar, es probable que se reconozcan con una temprana anticipación, sintiendo que se está embarazada al poco tiempo de concebir.

 

  • Existen ciertos síntomas que se presentan con menos intensidad en el segundo embarazo que en el primero, como los antojos, la sensibilidad en los senos y las preocupaciones típicas de las madres primerizas.

 

  • Durante el primer embarazo la musculatura abdominal y uterina ya han atravesado los cambios físicos y hormonales, por lo que durante el segundo embarazo es probable que comience a adquirir el aspecto de embarazada con mayor anticipación.

 

  • Muchas veces, el segundo bebé tiene un mayor volumen que el primero. Por ello es probable que la mujer se sienta mucho más pesada y tenga la impresión de que está transportando un mayor volumen que durante el primer embarazo.

 

  • Durante el segundo embarazo es probable que se sufran dolores de espalda con mayor intensidad que en el primero.

 

  • La madre tiende a sentir los movimientos del bebé con mayor anticipación que en el primer embarazo.

 

  • Con respecto al parto, es común que en los embarazos posteriores al primero se dilate mucho más rápido, por lo que el proceso de parto tiende a ser más breve.

 

Fuente texto: goo.gl/6DQFop

Fuente imagen: goo.gl/0BIKgb

Sxoparaellas.com