tienda de puericultura en Villena (Alicante)

El cordón umbilical en el recién nacido

El cordón umbilical es el último vínculo que queda entre el bebé y su madre, y permanece secándose durante unos días hasta que se cae. Son muchas las dudas que surgen respecto a este tema: ¿cuándo curarlo?, ¿cómo hacerlo?, ¿puedo bañar al bebé o es mejor esperar?, ¿qué hacer en caso de que tenga mal aspecto?, ¿qué hacer cuando ya se ha caído?… Vamos a dar respuesta a todas ellas.

 

650_1200

 

Cuándo cortarlo

Hace unos años se empezó a cuestionar la práctica de cortar el cordón nada más nacer; en la actualidad lo recomendable es esperar un poco (entre 30 y 120 segundos tras el nacimiento) con el fin de que el bebé tenga menor necesidad de transfusión de sangre, menores probabilidades de sufrir anemia y menor riesgo de hemorragia intraventricular.

Ahora bien, el pinzamiento tardío de cordón sólo se puede hacer en caso de que no se vaya a donar la sangre del cordón umbilical, ya que si se va a hacer la donación de esas células sanguíneas el pinzamiento debe ser inmediato.

 

El cuidado del cordón del recién nacido

Lo normal es que el cordón se caiga en el transcurso de la primera semana, pero a veces llega a tardar de dos a tres semanas. Lo recomendable es curarlo con alcohol de 70 grados empapado en una gasa que debe envolver el cordón. Esto se hace dos o tres veces al día, dejando el pañal doblado para que no lo presione, ya que puede tardar más en secarse.

 

¿Y si no lo curamos?

Diversos estudios certifican que es indiferente como se cure el ombligo al comparar el uso de antiséptico con el cuidado del cordón en seco; es decir, aquellos padres que no hicieron nada más que mantener el cordón del bebé seco tuvieron el mismo número de infecciones que aquellos que sí lo curaron con antiséptico o algún placebo.

Ahora bien, en aquellos casos donde el riesgo de infección bacteriana es alto (poca higiene, mala alimentación, etc.) es aconsejable utilizar antiséptico.

 

¿Puedo bañar al niño si aún no se le ha caído el cordón?

Sí, se puede bañar al bebé cuando aún no ha caído el cordón, aunque teniendo en cuenta que lo interesante es que se vaya secando, parece que lo más lógico es no hacerlo. En caso de bañarlo lo importante es secarlo bien con gasas, para que quede limpio y seco. En caso de no bañarlo con inmersión del cuerpo, podemos lavarlo con esponjita, agua y un poco de rapidez.

 

¿Y si tiene mal aspecto?

En caso de que huela mal, haya secreciones o sangre más de lo normal, hay que acudir al pediatra, ya que probablemente haya que hacer uso de antibiótico para evitar la infección del mismo. Si sangra, se recomienda poner gasas y hacer presión en el lugar de sangrado para contener la hemorragia (acudiendo igualmente al pediatra para que lo valore).

 

¿Qué hacer cuando el cordón umbilical ya ha caído?

Hay que observar cómo ha quedado el ombligo, ya que puede haber un pequeño granuloma que deberá secarse y caer como si fuera el cordón. En este caso es interesante acudir a la enfermera para que le eche un vistazo. Si no hubiera granuloma se recomienda seguir controlando el cordón unos días más.

 

¿Y si aún mancha?

A veces habiendo caído el cordón, vemos que aún se mancha la camiseta o el pañal con unas gotas de sangre. Lo recomendable es ir limpiando hasta que deje de suceder, aunque también es aconsejable no hacer nada; es decir, dejar que salga un poco de sangre, que se manche la zona del ombligo, se seque y en vez de retirar esa sangre seca, dejarla para que haga de tapón. El cordón no sangra más hasta que un día esa costra se cae.

 

Fuente e imagen: Bebés y más

Sxoparaellas.com