tienda de puericultura en Villena (Alicante)

Cambios de humor durante el embarazo

Es normal tener cambios de humor frecuentes durante el embarazo porque los cambios hormonales por los que pasa el cuerpo afectan el nivel de los neurotransmisores (los mensajeros químicos del cerebro) que contribuyen a crear el estado de ánimo; además, el simple hecho de ser madre despierta muchos sentimientos contradictorios.

 

excuse_dua_0

 

Hay futuras mamás que experimentan emociones exageradas: tan pronto están eufóricas como de mal humor. Otras se sienten más bien deprimidas o ansiosas. En la mayoría de los casos, los cambios de humor surgen entre la sexta y la décima semana, disminuyen hacia el segundo trimestre y reaparecen al acercarse el fin de la gestación.

El embarazo puede ser un período muy estresante. Incluso si deseas a tu bebé con toda tu alma y estás muy feliz e ilusionada, es normal que haya momentos en los que te invada la ansiedad. Quizás te preocupes pensando si el bebé nacerá sano o si serás una buena madre. Puede que te inquiete también tu relación con tu pareja y tus otros hijos. Si tu familia vive lejos de ti, es posible que algunos días te sientas triste por no poder compartir con todos tus seres queridos este momento tan especial. Mientras tanto, tu cuerpo va cambiando y expandiéndose para acomodarse a la gestación.

Finalmente, los síntomas físicos del embarazo, como acidez, cansancio y ganas de orinar frecuentes también pueden resultarte algo molestos. A veces puedes incluso tener la sensación de que no consigues controlar tu propio cuerpo.

Todo este conjunto de factores es suficiente como para que tus emociones sufran más altibajos que una montaña rusa.

 

¿Como puedo controlar estos cambios de humor?

Este torbellino emocional es completamente normal en tu situación. Dicho esto, dedicar un esfuerzo consciente a cuidar de ti misma puede ayudarte a calmar las turbulencias de estos meses tan intensos.

Tranquilidad. Resiste la tentación de hacer tantas tareas como puedas antes de que llegue el bebé. A lo mejor sientes la urgencia de repintar toda la casa, reorganizar los armarios o acumular horas de trabajo antes de pedir la baja por maternidad, pero eso no es tan esencial. No hay nada más importante que cuidarte, pues al hacerlo, también estás cuidando de tu bebé.

Fortalece el vínculo con tu pareja. Compartir tus sentimientos con tu marido o compañero le ayudará a ser más comprensivo y a no tomarse tus malos humores o altibajos como un ataque personal. Asegúrate de cuidar la relación y fortalecer vuestra conexión para que podáis ayudaros mutuamente cuando llegue el bebé. Si estás sola, acércate a tus amigos y a tu familia. Así recibirás también su apoyo, algo vital para ti y para tu bebé cuando nazca.

Haz algo que te haga sentir bien. Cuando te sientas angustiada o nerviosa, consiéntete un poquito. Quizás te ayudará echar una siestecita, dar un paseo o recibir un masaje prenatal.

Habla de tus emociones. Comparte tus preocupaciones con amigas que te entiendan. A menudo, hablar de tus miedos te ayuda a disiparlos o a vislumbrar algunas soluciones.

Reduce el estrés. Identifica las fuentes de estrés en tu vida y suprime o cambia las que puedas. Duerme tanto como necesites, come bien, haz ejercicio, y diviértete. Si aún así te notas ansiosa y estresada, prueba con una clase de yoga prenatal, meditación u otra técnica de relajación.

 

¿Qué ocurre si continúo con muchos altibajos emocionales?

Si tus cambios de humor duran más de dos semanas y no parecen mejorar después de haber probado todos estos remedios, habla con tu médico y pídele que te refiera a un psicólogo. Podrías estar entre el 10% de las mujeres que sufren una depresión leve o moderada durante el embarazo.

Si te sientes nerviosa o ansiosa con frecuencia puede que estés sufriendo algún tipo de desorden de ansiedad. Finalmente, si las alteraciones del ánimo se hacen muy frecuentes e intensas, puede que padezcas una condición llamada desorden bipolar, en la que los estados de ánimo pasan repentinamente de una fuerte depresión a la manía (euforia y energía extremas).

Si sospechas que estás en alguna de estas situaciones, es muy importante que te pongas en manos de un profesional para que te trate durante el embarazo. Las investigaciones demuestran que los problemas emocionales no tratados pueden afectar el bienestar físico del bebé y aumentar el riesgo de partos prematuros y de depresión postparto. Tanto la psicoterapia como la medicación son efectivas en el tratamiento de estas afecciones para que tú y tu bebé estén bien durante la gestación y en el futuro.

 

Fuente texto: goo.gl/AFCRi9

Fuente imagen: goo.gl/3iusDf

Los temores más comunes de los futuros papás

 

Desde el momento en que sabes que vas a ser padre aparecen temores y sensaciones no conocidas hasta el momento. A continuación te contamos cuáles son los miedos más comunes a los que se enfrentan los futuros papás:

 

somos-padres-900x460

 

Temor a no ser un buen padre

Uno de los miedos más grandes a los que se enfrentan los hombres, es pensar si serán capaces de proteger a su nueva familia y de mantenerla económicamente dado que en la mayoría de las familias, cuando llega el primer bebé hay un cambio económico. Por si esto fuera poco, también se espera que proporciones apoyo emocional a tu esposa, ya que ella estará pasando por grandes cambios emocionales y tú debes estar listo para poder ayudarla.

 

Temor a sentirse mal durante el parto

A muchos padres les preocupa no ser capaces de estar a la altura de las circunstancias cuando su esposa esté de parto. Tienen miedo de desmayarse, de vomitar o de marearse cuando vean todos esos fluidos corporales: casi todos los hombres experimentan estos temores, pero estas situaciones casi nunca se dan.

Si realmente no puedes tolerar la sangre, sal fuera de la sala de partos. No ignores tus temores, trabájalos. Habla con otros padres que hayan estado allí.

 

Temor a la paternidad

Alrededor de la mitad de los nuevos y futuros papás admiten que se les cruza por la mente la sospecha de que ellos no son realmente los padres del bebé. Lógicamente, esto no tiene mucho sentido, pero emocionalmente indica que algo está pasando. La preocupación se debe a que inconscientemente creen que no pueden haber creado algo tan maravilloso.

 

Miedo a la mortalidad

Cuando eres parte del comienzo de la vida, no puedes dejar de pensar en el final de la misma. Los pensamientos acerca de tu propia mortalidad pueden abarcar muchos temas. Ya no eres la generación más joven, tu reemplazo ha llegado y si todo va como tiene que ir, tú te morirás antes de que tu hijo muera. También te puede asaltar el miedo a morir cuando tu hijo más te necesita. Para muchos hombres jóvenes que piensan que son inmortales, eso es un gran cambio.

 

Temor por la salud de tu esposa o de tu hijo

El parto es una experiencia a prueba de nervios. Puede ocurrirle algo a la persona que más amas en todo el mundo. Puedes perder a tu bebé, puedes perder a tu esposa y tener que criar al bebé solo. No hace mucho dar a luz era algo muy peligroso. Hoy en día, aunque el parto vaya bien y el bebé esté bien, la mayoría de los papás y las mamás cuentan en secreto todos los deditos de su bebé y se aseguran de que todo esté perfecto.

 

Temor por la relación

Los hombres a menudo tienen miedo de que su esposa quiera al bebé más que a nadie en el mundo, y eso lo excluya a él de tener una relación íntima. Es un miedo muy real a ser reemplazado. En muchas casas, es la madre quien da “permiso” al papá para que tome al bebé, sólo cuando lo considera adecuado, pero el padre debe dejar claro que también es su hijo y que hay dos personas, un papa y una mamá, criando al bebé.

Cada papá y cada mamá aportan diferentes cosas buenas a la familia. El bebé generalmente se apoya en la madre para tener seguridad, comodidad y calor. Pero el bebé busca en el papá su sentido de la libertad y de individualidad, así como su relación con el mundo. Por supuesto estas cualidades pueden venir tanto del padre como de la madre, pero cuando el bebé puede disfrutar de todas ellas, es fabuloso.

 

Miedo de los exámenes médicos

Los hombres no están acostumbrados a estar en una consulta de ginecología y obstetricia, es algo extraño y frío para ellos. Incluso como observadores, muchos hombres se sienten avergonzados e inhibidos cerca de las camillas de ginecología y los exámenes internos.

Tampoco las salas de examen de los hospitales y las salas de partos están hechas para ser cómodas para un padre. A menudo los hombres no saben mucho sobre el sistema reproductivo de una mujer y por ello cuando se encuentran con esto la primera vez se siente abrumados. Te ayudará mucho estar preparado y participar en las decisiones de tu pareja sobre el tipo de cuidado que desea para ella misma y para el bebé. Hacer un plan de nacimiento te ayudará a aclarar lo que puedes hacer durante el parto.

 

Fuente texto: goo.gl/ZCU1M6

Fuente imagen: goo.gl/YrT4Nx

 

¿El segundo embarazo será igual que el primero?

El embarazo es una época de grandes cambios en la vida de una mujer. Por un lado están los cambios físicos y hormonales, los cuales provocan que el cuerpo de la madre cambie y sufra diversos malestares relacionados con la gestación. Por otra parte, la madre está a la expectativa de una nueva experiencia, ya que en su vientre está creciendo un bebé que cambiará su vida para siempre.

 

segundo-embarazo1

 

Con respecto al segundo embarazo existen muchas dudas: si se desarrollará de la misma forma, si presentará los síntomas con la misma intensidad y cuáles serán las diferencias en cuanto al primer parto.

Dos embarazos nunca serán iguales, ya que cada uno tendrá unas características concretas. Existen algunos elementos que, generalmente, tienden a cambiar durante el segundo embarazo:

 

  • Probablemente los síntomas se notarán con mayor antelación que durante el primer embarazo. Si bien los síntomas pueden variar, es probable que se reconozcan con una temprana anticipación, sintiendo que se está embarazada al poco tiempo de concebir.

 

  • Existen ciertos síntomas que se presentan con menos intensidad en el segundo embarazo que en el primero, como los antojos, la sensibilidad en los senos y las preocupaciones típicas de las madres primerizas.

 

  • Durante el primer embarazo la musculatura abdominal y uterina ya han atravesado los cambios físicos y hormonales, por lo que durante el segundo embarazo es probable que comience a adquirir el aspecto de embarazada con mayor anticipación.

 

  • Muchas veces, el segundo bebé tiene un mayor volumen que el primero. Por ello es probable que la mujer se sienta mucho más pesada y tenga la impresión de que está transportando un mayor volumen que durante el primer embarazo.

 

  • Durante el segundo embarazo es probable que se sufran dolores de espalda con mayor intensidad que en el primero.

 

  • La madre tiende a sentir los movimientos del bebé con mayor anticipación que en el primer embarazo.

 

  • Con respecto al parto, es común que en los embarazos posteriores al primero se dilate mucho más rápido, por lo que el proceso de parto tiende a ser más breve.

 

Fuente texto: goo.gl/6DQFop

Fuente imagen: goo.gl/0BIKgb

¡Tengo un antojo!

Los antojos son una de las peculiaridades más curiosas del embarazo, pero ¿por qué las futuras mamás tienen esos caprichos por determinados alimentos?, ¿necesidad o extravagancia?

 

manias-de-embarazada_1_1462777

 

Los antojos son un apetito especial con 3 características: no se satisfacen con un sustituto, son urgentes y producen una satisfacción especial. Además, abarcan toda clase de comida (de hecho, muchas embarazadas se encaprichan con un sabor que, antes de quedarse embarazada, les resultaba indiferente o desagradable) y se presentan a cualquier hora del día o de la noche y en cualquier momento de la gestación.

 

¿Qué los provoca?

¿El déficit de algún nutriente?

Antes se creía que los antojos respondían a la necesidad de ciertos nutrientes, pero esta idea ha sido descartada.

Eso sí, hay algunas curiosas relaciones entre los antojos y la fisiología del embarazo. Por ejemplo, puede apetecer algo dulce de madrugada porque a esas horas hay una bajada de glucosa en la sangre materna (ya que el feto se alimenta continuamente y la mamá ya hace varias horas que no come).

 

¿La actividad cerebral?

Los antojos podrían deberse a que las áreas del cerebro implicadas en el gusto están muy cerca de las que reciben los impulsos nerviosos originados en el útero durante el embarazo y el ciclo menstrual, ya que ambas están en el quinto lóbulo del cerebro.

Las terminales nerviosas del útero envían señales a sus receptores cerebrales, que al activarse activan también, por proximidad, los receptores de las sensaciones del gusto, y provocan así los antojos.

 

¿El cambio hormonal?

Un estudio canadiense demostró que la relación entre los cambios hormonales y los antojos no solo se produce en las mujeres, también en los hombres, que experimentan también una subida de hormonas.

 

¿Los cambios psíquicos?

Los antojos pueden representar la desviación de la sensación de ansiedad que provoca el embarazo. El hecho de que los alimentos que más se antojan sean los ‘prohibidos’, como el chocolate, también hace pensar en una causa psicológica.

 

¿Qué función cumplen?

Los antojos producen varias satisfacciones:

  • Calman un ansia, que la futura mamá puede aplacar porque sabe claramente qué quiere.
  • Llevan a la infancia: un objeto y solo uno atrae el deseo. Igual que de niña, cuando quería esa golosina o ese juguete y ningún otro le servía. Son como un saber de la propia niñez que prepara a la mamá para la niñez del hijo.
  • Los satisface la pareja. Cuando la mujer los recibe no sólo están impregnados de sus ganas de comérselos, también del amor del futuro papá.

 

Cuidado con pasarse

  • Si se abusa pueden causar alteraciones en el estado nutricional de la futura mamá.
  • Pueden afectar a la relación de pareja. Para muchas mujeres los antojos pueden ser una manera de llamar la atención y tener la situación bajo su mando.
  • No es verdad que los antojos no satisfechos se convierten en manchas en la piel del bebé. En los antojos no interviene el feto sino la mamá y el papá, que puede convertir a su mujer en la más feliz del mundo.

 

Fuente texto: goo.gl/akNyOz

Fuente imagen: goo.gl/g5XEqM

Cómo saber la fecha exacta del parto

La llegada del bebé es el momento que toda madre espera con gran ilusión. Para calcular con precisión cuando llegará al mundo tu pequeño, existen diferentes técnicas.

 

fotonoticia_20150703141642_660

 

Cuando una mujer acude al ginecólogo tras saber que está embarazada, lo primero que se hace es determinar la fecha probable del parto mediante diversos medios fiables.

 

¿Cuánto dura el embarazo?

El embarazo dura unos 280 días, contados a partir del primer día de la última menstruación, aunque se considera totalmente normal que el parto se produzca en un margen de tres semanas antes o dos después de la fecha prevista. Para precisar más, la gestación ya no se mide en meses, sino en semanas de amenorrea (ausencia de menstruación).

Solo el 50-60% de las mujeres dan a luz más o menos en la fecha probable y que esto suceda depende de varios factores.

 

La ecografía y el día de la ovulación

Además de confirmar el embarazo en una fase temprana, la ecografía permite saber la fecha de ovulación. El criterio más preciso es la llamada ecografía precoz (a las 7-8 semanas de gestación); gracias a ella se mide la longitud cabeza-nalgas del embrión y se señala la fecha en que se produjo la fecundación con cuatro días de margen. Esta prueba es aconsejable si la mujer no recuerda con exactitud cuándo tuvo su último período o si tiene ciclos menstruales irregulares.

De no existir estas dudas, será suficiente con realizar la primera ecografía a las 12 semanas, cuando ya ha finalizado la formación del embrión y este se puede visualizar de forma global. Midiendo la distancia que media entre la coronilla y la rabadilla se estima la edad gestacional y el momento del parto (la fecha obtenida puede tener una desviación de una semana).

 

La regla de Naegele

Este método consiste en sumar siete días al primer día de la última regla y restar luego tres meses. La mayoría de los ginecólogos utilizan también un disco formado por dos cartones: uno con los meses del año y otro con las semanas del embarazo. Señalando el primer día de la última regla, buscan el día y mes que corresponde a la semana 40.

 

Causas que condicionan el inicio del parto

Aunque no se conocen con exactitud los mecanismos que provocan el inicio del parto, existen algunos factores que pueden influir, como las hormonas, los aspectos emocionales o la genética.

 

¿Por qué se adelanta?

Un 10% de las mujeres da a luz antes de la semana 37. Esto puede ser debido a algún factor de riesgo como haber sufrido algún aborto u otro parto prematuro, tener un ritmo de vida muy estresado o un trabajo que la obligue a estar muchas horas de pie. También los fetos con retraso en el crecimiento suelen nacer prematuramente.

 

Fuente texto: goo.gl/iYs2yX

Fuente imagen: goo.gl/Fr4l2y

¿Qué nombre le pongo a mi hijo?

La elección del nombre de tu hijo es una de las cosas que más pensamos cuando estamos esperando un hijo. ¿Quieres saber qué aspectos hay que tener en cuenta?

 

468138613

 

Es una decisión que debe ser meditada por los padres, y pensar que será el nombre que le identifique para siempre. Por eso, muchos padres buscan nombres originales, que les definan y diferencien del resto. También suelen elegirse nombres que para ellos tiene un significado especial.

 

Consenso de los padres

No debe frivolizarse con la elección del nombre. Debe imperar el deseo de los padres sin olvidar que el niño convivirá con ese nombre el resto de su vida. En caso de no gustarle, podrá cambiarlo cuando cumpla 18 años.

 

¿Qué aconsejan los expertos?

Ningún estudio científico o psicológico ha podido demostrar que el nombre que se impone a un bebé afecte a su forma de ser. Sin embargo, durante miles de años muchos pueblos han elegido el nombre del recién nacido por su significado. Aún así los expertos recomiendan:

  • Que no se busquen nombres excesivamente sofisticados, raros o difíciles de escribir o pronunciar, ya que puede causarles problemas en un futuro.
  • Hay que tener en cuenta los apellidos y evitar cacofonías o redundancias.
  • Si el apellido es largo, es conveniente elegir un nombre corto, y viceversa.

Para evitar problemas al niño, la ley establece una serie de restricciones a la hora de inscribirlo en el Registro Civil del lugar donde haya nacido el pequeño o la localidad donde estén empadronados los padres.

 

¿Cuántos nombres puedo ponerle?

No podemos imponer al bebé más de un nombre compuesto, como Juan-Alejandro (tendríamos que decantarnos por una de las dos combinaciones). Tampoco está permitido inscribirle con más de dos nombres simples, como Marta Luisa del Carmen (sobraría uno).

 

¿Hay nombres prohibidos?

  • Sí, la ley establece prohibiciones a aquellos nombres que perjudiquen a la persona por extravagantes, ridículos o impropios, como Rocinante, o los que se refieran a conceptos negativos o irreverentes, como Lucifer.
  • No es posible registrar como nombre un apellido, ni imponer al recién nacido un nombre que no deje claro su sexo.
  • Tampoco es posible poner al bebé el nombre de un hermano, salvo que este haya fallecido.

 

¿Es posible inventarse el nombre?

Sí, siempre que no se infrinjan las prohibiciones que establece la ley. En caso de que el encargado del Registro pusiera pegas o se negase, se puede recurrir y será el juez del Registro Civil quien decidirá si puede admitirse o no.

 

¿Se pueden registrar diminutivos o nombres coloquiales?

Sí, gracias a la Ley de Identidad de Género que entró en vigor el 15 de marzo de 2007 y que anula la prohibición que figuraba en la Ley del Registro Civil de registrar a los niños con diminutivos o nombres familiares y coloquiales, como Chema, Nacho o Manolo. Hoy en día, nombres que por su uso generalizado hayan dejado de relacionarse con el nombre del que se derivan y tengan sustantividad propia (como Lola, que proviene de Dolores), ya pueden inscribirse desde el nacimiento como nombre propio.

 

¿Son admisibles los nombres extranjeros?

Sí se admiten, aunque posiblemente nos pidan documentación que acredite la existencia del nombre. Si tiene traducción al español se podrá inscribir en el idioma que los padres prefieran.

 

¿Puede cambiarse el orden de los apellidos?

Sí, aunque es imprescindible que los padres acudan juntos al Registro para inscribir al bebé. Una vez que el primogénito ostente primero el apellido materno, todos sus hermanos deberán llevarlo también. Si los padres no están de acuerdo, llevará el apellido paterno en primer lugar.

 

 Fuente texto e imagen: goo.gl/lkD4SS

 

¿Cuándo sabré el sexo de mi bebé?

Hace unos años el sexo del bebé no se sabía hasta que llegaba el momento del parto. Sin embargo, en la actualidad gracias a los avances médicos podemos saberlo con bastante exactitud durante el segundo trimestre de embarazo.

 

iStock_000011818838Medium_wide

 

A partir de la 20ª semana los genitales del feto están totalmente formados y podemos distinguirlos con claridad gracias a una ecografía.

 

¿Qué vemos en la ecografía?

-       Si es un niño se pueden apreciar las bolsas escrotales (donde se ubican los testículos) y el pene.

-       El sexo femenino se determina por la ausencia de órganos masculinos y en ocasiones pueden verse los labios mayores.

A veces puede ocurrir que no veamos con claridad el sexo del bebé. Esto ocurre por diversos motivos, como la mala colocación del feto, obesidad de la madre, escasez de líquido amniótico, etc.

 

Algunos medios para ver el sexo del bebé

-       La ecografía suele ser muy fiable (solo tiene un margen de error del 5%, debido muchas veces a que el feto no se deja ver bien).

-       La amniocentesis lo determina con toda seguridad, pero es una prueba invasiva que solo está indicada cuando existe riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas.

-       Al realizar un estudio completo de sus cromosomas para detectar posibles anomalías, se descubren los que determinan el sexo del bebé, pero la prueba nunca se realiza con este único objetivo, ni mucho menos para satisfacer la curiosidad de los padres.

 

Fuente texto: www.serpadres.es/embarazo/tu-bebe/articulo/cuando-se-sabe-el-sexo-del-bebe

Fuente imagen: espanol.babycenter.com/a14700007/cu%C3%A1ndo-podr%C3%A9-saber-el-sexo-de-mi-beb%C3%A9

Mascotas durante el embarazo

Si estás embarazada y tienes una mascota es conveniente que tomes una serie de medidas para evitar riesgos y tener un embarazo seguro.

 

embarazo1_0

 

Para muchas personas las mascotas forman parte de su vida, y por tanto son un miembro más de la familia con su propio espacio, sus necesidades y sus hábitos, ¿por qué no habría de ser así durante el embarazo? Una preocupación común entre las mujeres embarazadas que tienen mascota es si el contacto con ellos entraña algún riesgo para el desarrollo del feto.

 

Lo mejor una vez sepas que estás embarazada es comentarle a tu ginecólogo que vives con un animal para que te realice las pruebas necesarias para saber si tienes por ejemplo toxoplasmosis, una enfermedad grave si se contrae durante el embarazo. Además, tu médico te dará algunas recomendaciones sobre los cuidados que debes seguir para que tengas un embarazo sano.

 

Por otro lado también es recomendable que lleves a tu mascota al veterinario para que revise las vacunas que necesita. Del mismo modo, es importante que prepares a tu animal de compañía para la llegada del bebé .

 

A continuación te damos una serie de consejos sobre mascotas que es recomendable seguir durante el embarazo:

 

Mascotas en general

- Durante el embarazo conviene que seas escrupulosa con los hábitos de higiene de tu mascota: cortarle las uñas, bañarle y limpiar sus enseres con agua y jabón. De esta forma evitaremos la propagación de algunos parásitos habituales.

 

Perros

- Es conveniente llevarlo al veterinario para que compruebe que tiene en regla todas sus vacunas (las más importantes son las del parvovirus, el coronavirus y la rabia).

- Un cuidado continuado de sus enseres personales te ayudará a evitar riesgos y te permitirá estar tranquila respecto a posibles infecciones.

 

Gatos

- Conviene seguir algunas precauciones especiales dado que los gatos suelen portar el parásito toxoplasma gondii, que pasa desapercibido en circunstancias normales, pero no durante el embarazo.

- Este parásito puede producir ceguera, hidrocefalia, prematuridad o bajo peso para la edad gestacional. Podemos adquirirlo a través del contacto directo con la tierra o plantas o al ingerir algún alimento contaminado. Por ello es fundamental que utilices guantes cuando trabajes con tierra o plantas y que laves y cocines todos aquellos alimentos que vayas a ingerir durante el embarazo.

- Es importante que te hagas una prueba para saber si has pasado esta enfermedad, ya que una vez se padece te hace inmune, por lo que podrías dejar de preocuparte.

 

Fuente texto: www.elbebe.com/embarazo/mascotas-y-embarazo

Fuente imagen: www.actitudfem.com/hogar/mamas/educacion/que-hacer-con-mi-mascota-si-estoy-embarazada

 

 

 

 

 

¿Cómo resistir el calor si estoy embarazada?

Con el aumento de las temperaturas el embarazo puede resultarnos realmente agotador, dado que las molestias propias en este estado se magnifican: piernas pesadas, tobillos hinchados y un cansancio que se vuelve más palpable. Por ello es recomendable tener en cuenta una serie de factores que nos ayuden a sobrellevarlo lo mejor posible.

 

Pregnant  woman

 

Alimentos a prueba de calor

Con estas temperaturas es normal que las mujeres embarazadas sufran más náuseas o mareos y que acusen una mayor falta de apetito. Lo más beneficioso en este estado es evitar las comidas copiosas o los guisos elaborados, que provocan unas digestiones muy pesadas y hacen trabajar más al organismo. En su lugar lo recomendable es tomar alimentos ricos en fibra como verduras, ensaladas y frutas frescas, todas ellas con un alto contenido en fibra y líquidos.

Los hidratos de carbono como las ensaladas de pasta, el arroz y el pan, y las proteínas también son recomendables; eso sí, cocinados a la plancha y con poco aceite. También es importante reducir la cantidad de sal diaria, ya que de esa forma estaremos disminuyendo la retención de líquidos de nuestro cuerpo.

 

Hidrátate mucho

Dado que la hidratación es fundamental, lo mejor es saciar la sed con agua, zumos naturales o bebidas isotónicas, que tienen una gran cantidad de minerales que favorecen la rehidratación. Por el contrario, las bebidas muy azucaradas, con gas o cafeína deben evitarse. Es importante además beber un mínimo de dos litros de agua.

 

Evita salir durante las horas centrales del día

Debes evitar exponerte al sol durante las horas centrales del día (de 12:00 a 17.00 horas), ya que es cuando más nocivos son los rayos y más queman. Recuerda llevar siempre una botella de agua y un abanico, y echarte protector solar antes de salir.

 

Ejercicio refrescante

La natación es un plan muy refrescante que te ayudará a aliviar ciertas molestias. Además, el ejercicio aeróbico que se realiza nadando evitará que cojas más peso del debido.

 

Opta por llevar ropa ligera

Evita los materiales sintéticos y elige telas suaves y naturales como el lino, la seda o el algodón. No optes por cortes estrechos que te aprieten la cintura o las piernas y elige prendas finas como los vestidos holgados. Respecto a los pies, elige sandalias o zapatillas con velcro para ajustarlas a tu gusto y evita las bailarinas, que pueden suponerte una molestia con la hinchazón.

 

Guarda la bisutería

Aunque vayan siempre contigo, evita las pulseras, anillos y collares. Con el calor tus extremidades se hinchan y la bisutería puede resultarte incómoda y prieta.

 

Además de todos estos consejos, aprovecha para ir a la piscina o la playa, donde te olvidarás de las altas temperaturas y podrás pasar un buen rato.

 

Fuente texto: www.enfemenino.com/embarazo/embarazada-en-verano-s1387177.html

Fuente imagen: eco4dvalencia.com/2014/09/15/verano-embazada/

¿Es aconsejable tomar el sol durante el embarazo?

Con la llegada del buen tiempo, tomar el sol es una de las acciones que más se repiten. Sin embargo, ¿puedo tomar el sol si estoy embarazada?

tomar-sol-embarazada

 

Claro que las embarazadas pueden tomar el sol, pero debe hacerse bajo una serie de precauciones porque los cambios hormonales que tienen lugar durante el embarazo tienen consecuencias en la piel, de ahí la importancia de protegerla.

Por ello, la crema solar debe ser aplicada una hora antes de la exposición para que penetre en la piel y surja efecto. Dichas exposiciones no deben ser prolongadas y es muy importante que utilices una protección adecuada (factor por encima de 50).

Es fundamental protegerse la piel de la cara con un sombrero o una gorra para evitar daños; además, debes evitar tomar el sol en las horas punta del día (de 11 a 16 horas) y no hacerlo más de 20 minutos seguidos sin la protección adecuada.

Las zonas más propensas a la aparición de estrías, como la barriga o las nalgas, han de ser protegidas con un producto específico, dado que el sol puede ser aún más agresivo en las zonas más sensibles.

Si sigues todas estas indicaciones, el sol no debe representar ningún peligro. De hecho, hay estudios que demuestran que la exposición al sol favorece el estado de ánimo aumentando la producción de la serotonina, la hormona del bienestar y de vitamina D. Eso sí, no olvides hidratarte correctamente, para lo que es aconsejable beber unos dos litros de agua al día.

 

Fuente texto: www.mibebeyyo.com/embarazo/salud/tomar-sol-embarazada-3929

Fuente imagen: www.unomasenlafamilia.com/tomar-sol-durante-embarazo.html

Sxoparaellas.com